K-RETARD

4312 | Laboratorio GRAMON-BAGO

Descripción

Principio Activo: Potasio cloruro,
Acción Terapéutica: Electrolitoterapia

Presentación

K RETARD: Envases conteniendo 30 cápsulas.

Indicaciones

Para el tratamiento o prevención de la hipopotasemia, especialmente en pacientes medicados con diuréticos (tiazídicos o de asa) o digitálicos; en las nefropatías perdedoras de potasio; en las parálisis periódicas familiares con hipopotasemia.

Dosificación

Para la reposición de potasio:2-3 cápsulas cada 8 horas. Para la prevención de hipopotasemia:2 cápsulas 2 veces al día. K-RETARD puede administrarse ingiriendo la cápsula entera o volcando su contenido en una cuchara, acompañado con un vaso de agua.

Contraindicaciones

Hiperkaliemia o situaciones que puedan favorecerla: insuficiencia renal severa, sindrome de aplastamiento, grandes quemados, acidosis metabólica, tratamiento con diuréticos "ahorradores de potasio"; intoxicación digitálica con bloqueo A-V

Precauciones

Por vía oral, aún las preparaciones de liberación prolongada pueden ser irritantes, sobre todo para el tracto gastrointestinal alto, produciendo o reactivando lesiones esofágicas, gástricas o duodenales. Excepcionalmente, pueden verse úlceras del intestino delgado. Pueden verse náuseas, vómitos y diarrea, dolores abdominales, así como las manifestaciones propias de la hiperpotasemia. La excesiva administración de cloruro de potasio o una administración aparentemente adecuada en presencia de insuficiencia renal o suprarrenal o en las destrucciones importantes de tejidos (trauma, quemaduras, hemólisis o rabdomiólisis) puede conducir al desarrollo de una hiperkaliemia que puede tener serias consecuencias para el paciente. La hiperkaliemia asociada a valores por encima de 6-7mEq/l (=6-7mmoL/l) o la presencia de cambios electrocardiográficos es considerada una emergencia médica. Los síntomas son inespecíficos e incluyen: parestesia de las extremidades, debilidad muscular, parálisis, arritmias cardíacas, bloqueos cardíacos, confusión mental y paro cardíaco. El tratamiento de la hiperkalemia implica: 1. Suspensión de TODO aporte de potasio. 2. La administración de calcio (p. ej.: gluconato de calcio al 10% intravenoso lento 10-30ml) para contrarrestar los efectos negativos de la hiperkaliemia sobre la excitabilidad cardíaca. 3. El uso de agentes como bicarbonato de sodio (al 8,4% 50-100ml) y solución glucosada hipertónica 30 o 50% (100-200ml) + insulina cristalina (1UI cada 3-5g de glucosa) lentamente, para promover la transferencia del potasio extracelular al compartimiento intracelular. 4. El beta2 agonista salbutamol por inyección endovenosa o por vía de nebulizador es capaz de acrecentar la captación de potasio por las células y reducir la concentración plasmática del ion. Algunos autores prefieren evitar esta medicación por el temor que dosis importantes de salbutamol puedan inducir arritmias cardíacas. 5. Luego de reducidas de modo inmediato las concentraciones plasmáticas de potasio con las medidas anteriores, se puede remover el exceso de potasio del organismo a través de resinas de intercambio catiónico (sulfonato de poliestirene oral o rectal) o la diálisis extrarrenal (hemodiálisis o diálisis peritoneal). La hemodiálisis es muy efectiva y es particularmente útil en pacientes con insuficiencia renal aguda, hipervolemia, hipernatremia e hiperkaliemia severa.

Indicado para el tratamiento de:

Publicidad

iVademecum © 2016 - 2019.

Políticas de Privacidad
Disponible en Google Play